Para simplificar la descripción de la hepatitis, se trata de la inflamación del hígado. Cuando sucede ésta inflamación, el hígado deja de funcionar adecuadamente, provocando que los desechos del organismo se acumulen en la sangre. Es por ello que la hepatitis necesita un tratamiento urgente.

Hay varias causas de la hepatitis, pero una de las causas más comunes es a través de la transmisión sexual.

Podemos encontrar dos tipos de hepatitis A y B. En el caso de la hepatitis B, es una infección grave, que puede demorar muchos meses en desaparecer. Incluso ser crónica y la persona tendrá que vivir con la enfermedad toda la vida.

Síntomas de la Hepatitis B

La hepatitis no se manifiesta en forma instantánea, sino que puede durar en presentar los primeros signos. Entre ellos puede ser: vómitos, fatiga, dolor en el área del hígado, orina oscura, color amarillento en la piel y los ojos, dolor en las articulaciones, entre otros efectos.

La enfermedad se diagnostica a través de una prueba de sangre. En nuestra clínica de enfermedades de transmisión sexual, detectamos la enfermedad y creamos un tratamiento adecuado para cada persona y para la etapa de la enfermedad.

Complicaciones de la Hepatitis B

Es importante hacer un tratamiento adecuado y rápido. Ya que la hepatitis sin tratar puede generar graves complicaciones, como dejar que el hígado pueda trabajar correctamente y tener problemas hepáticos serios.

Pero con un tratamiento adecuado, se podrá curar en forma adecuada y sin más complicación. Aunque se llegue a tener una hepatitis crónica, se tendrá que tomar medicación en forma regular, pero la persona puede retomar su vida sin problemas.

Es una enfermedad de alto contagio, al entrar en contacto con sangre o fluidos corporales. Por ello recomendamos que la persona con hepatitis B se pueda cuidar a quienes le rodean. Te recomendamos que pidas cita al 01 (55) 4163-6900 .