La hepatitis C es una enfermedad que ataca al hígado, produciendo que se inflame y no pueda deshacerse normalmente de los desechos de la sangre.

Es una enfermedad que necesita un tratamiento urgente, ya que la sangre podrá colmarse de residuos y así provocando serios problemas de salud.

La hepatitis C se contagia por la infección de fluidos o sangre. Por lo general se contagia por relaciones sexuales con personas infectadas por la enfermedad.

Vale mencionar, que la persona infectada con hepatitis C puede tener la enfermedad sin manifestar síntomas por años. Pero se debe tener en cuenta, que es una enfermedad crónica y que necesita ser cuidada adecuadamente para poder lograr un funcionamiento adecuado del hígado.

Síntomas de la Hepatitis C

Por lo general, los síntomas se manifiestan a los meses de contraer la enfermedad. Puede estar acompañada por fatiga, malestar en los músculos, vómitos, falta de apetito y dolor en la zona del hígado.

También puede generar fiebre y color amarillento en la piel. Todo dependerá de la etapa de la enfermedad.

Cuidados de la Hepatitis C

Como mencionamos, la hepatitis C se contagia por contacto directo con la sangre infectada, o por fluidos (en el acto sexual). Si bien la persona infectada debe cuidarse para no contagiar a otros, no es una enfermedad que se adquiera por contacto casual, sino por el intercambio de fluidos.

Se recomienda no compartir artículos personales con otros, para evitar el contagio.

Si está embarazada, debe de hacer un tratamiento cuidadoso, ya que el virus se puede pasar al feto.

Tratamiento de la Hepatitis C

En nuestra clínica podemos detectar la hepatitis C a través de un estudio de sangre y darle el tratamiento adecuado. Siempre cuidando la confidencialidad de nuestros pacientes, pide tu cita al 01 (55) 4163-6900 .

El tratamiento consta de medicamentos antivirales y puede llevar varios meses, si no se convierte en una enfermedad crónica, dónde es necesario tener un cuidado de por vida.